Entradas Populares

La Elección Del Editor - 2019

La Corte Suprema bajo Clinton

La carrera se ha apretado inesperadamente en estos momentos finales. Pero una victoria de Clinton sigue siendo el resultado más probable. A pesar de los numerosos escándalos de su rival, los propios defectos de Trump le han impedido obtener el apoyo que necesita. Incluso algunos republicanos de toda la vida se encuentran incapaces de tirar de la palanca para el candidato de su partido.

La Corte Suprema es muy importante para la mayoría de nosotros en la derecha, por lo general, es una razón para votar por Trump o una razón para agonizar por no hacerlo. (Puedes ver varios TAC pensamientos de los escritores sobre los candidatos, incluido el mío, aquí.) Entonces, ¿qué sucede exactamente si Clinton gana?

El aspecto práctico de esta pregunta se reduce a una serie de decisiones que los republicanos y los demócratas tendrán que tomar. El primero será el dilema de los republicanos sobre si confirmar a Merrick Garland, el actual candidato de Obama para reemplazar al fallecido Antonin Scalia. Obama dijo en abril que no retirará la nominación después de las elecciones, y Garland es ampliamente considerado como un moderado. Si los republicanos van a confirmar a un candidato demócrata para ocupar el escaño de Scalia, es probable que Garland sea tan bueno como van a conseguir.

Sin embargo, se habla de que los republicanos simplemente se niegan a confirmar alguna nominados a través de la presidencia de Clinton. Esto provocaría una gran protesta pública, posiblemente con futuras consecuencias electorales. E incluso si el Partido Republicano se mantuvo firme, los demócratas podrían intentar una carrera final.

Hay dos formas en que podrían hacer esto. Si controlan al menos la mitad del Senado (el vicepresidente demócrata emitiría el voto de desempate si fuera necesario), podrían ejercer la "opción nuclear", eliminando la capacidad de los republicanos para filtrar a los nominados de la Corte Suprema. Ya han recorrido la mayor parte del camino (en 2013, antes de que los republicanos tomaran la cámara, los demócratas mataron al filibustero para otras nominaciones) y Tim Kaine ha mencionado explícitamente esta posibilidad. De hecho, un nuevo Senado demócrata podría hacer esto incluso si Trump gana, porque el Congreso cambia antes que la presidencia.

La otra ruta está tan lejos que apenas vale la pena mencionarla, pero nuevamente, este es 2016: si los demócratas no ganan el Senado, el presidente Obama podría volverse nuclear por su cuenta, utilizando su poder de nombramiento de receso para instalar Garland durante el cambio. entre congresos en enero. Esto provocaría una crisis constitucional, ya que dicha medida se basa en una base legal ridículamente inestable, a saber, la idea de que el Senado renuncia a su derecho a consentir las nominaciones cuando no actúa en consecuencia, a pesar de que la Constitución no dice tal cosa. El Senado presentaría una demanda, y la Corte Suprema misma eventualmente escucharía el caso, con ocho jueces, ya que Garland tendría que recusarse. Después de todo eso, el nominado serviría solo dos años.

El resultado más probable es que el Partido Republicano vivirá con un candidato demócrata, ya sea confirmando a Garland de inmediato, "Borking" un liberal o dos antes de aceptar un moderado de Clinton, o perder el Senado junto con el filibustero.

Pero los resultados más extremos son posibles porque hay mucho en juego. La Corte está dividida 4-4 entre liberales y conservadores; uno de esos "conservadores" es Anthony Kennedy, quien es más un juez de justicia con algunas tendencias libertarias; y tres jueces (Kennedy y dos liberales) tienen al menos 70 años. Esta elección podría hacer que la Corte sea liberal durante décadas.

La situación se vuelve aún más frustrante por el hecho de que los conservadores han luchado tan poderosamente durante tanto tiempo, tanto intelectual como políticamente, para mover a la Corte en una dirección más "originalista", lo que significa que los jueces se esforzarían por implementar la comprensión original de las leyes. vivimos bajo, no sus propias preferencias políticas. Incluso después de ganar en las urnas, los republicanos a menudo no han podido traducir su poder en jueces conservadores reales, por lo que las ganancias que han hecho se sienten aún más valiosas. El fallo de matrimonio homosexual 5-4 escrito por Kennedy, designado por Ronald Reagan, es solo el ejemplo más reciente.

Aquí está la ilustración más impactante del problema de la Corte Suprema del Partido Republicano: en los 19 años entre Hueva v. Vadear y Planificación familiar v. Casey, Los republicanos perdieron solo una carrera presidencial. El tribunal que decidió Casey en 1992 incluyó dos personas designadas por Bush I (Clarence Thomas y David Souter) y cuatro personas nombradas por Reagan (William Rehnquist, Antonin Scalia, Sandra Day O'Connor y Kennedy), además de una persona nombrada por Ford (John Paul Stevens) y una persona designada por Nixon (Harry Blackmun) Un solo demócrata había designado a un juez, y ese era Byron White, que había discrepado de Hueva y apoyó volcarlo.

Y, sin embargo, el Tribunal confirmó el derecho constitucional al aborto, aunque HuevaEl consenso de siete votos para tal derecho se redujo a cinco y también se mantuvieron varias restricciones. Tres de los jueces que ayudaron a mantener Hueva vivos fueron liberales consistentes durante su tiempo en la corte a pesar de haber sido nombrados por los republicanos.

Sin embargo, incluso con discapacidades por parte de los nominados que desertan al otro lado, el movimiento legal conservador ha hecho un progreso real en áreas donde Kennedy ha demostrado estar dispuesto a cooperar. Los derechos de armas son un excelente ejemplo: a lo largo de varias décadas, los estudiosos originalistas excavaron cuidadosamente la historia de la Segunda Enmienda, demostrando que protegía un derecho individual a poseer armas (e incluso ganarse a algunos liberales). Con una opinión escrita por Antonin Scalia, la Corte Suprema aprobó formalmente esta lectura en 2008 Heller.

Un cuarto de siglo después de estar tan cerca de deshacer Huevay siguiendo importantes victorias como Heller, será aplastante para los republicanos ver todo su progreso ser barrido. Ciertamente, no habrá más victorias para el movimiento legal conservador en el futuro cercano si el Congreso confirma a múltiples jueces de Clinton. Las esperanzas de volcar Hueva en cualquier momento pronto, que ya parece exagerado, desaparecerá. Y si las otras decisiones sobreviven dependerá del grado en que nuestro nuevo Tribunal liberal se sienta obligado por los precedentes conservadores.

Los conservadores pueden o no ver eso como razón suficiente para votar por Trump. Pero ciertamente es una razón por la que se sentirán mareados mañana.

Robert VerBruggen es editor gerente de El conservador estadounidense. Sigue @RAVerBruggen

Ver el vídeo: DACA puede ser cancelado por el presidente Trump o por la Corte Suprema? (Noviembre 2019).

Deja Tu Comentario