Entradas Populares

La Elección Del Editor - 2019

Tradición y derecho

Hoy en la conferencia de tradición, la discusión es sobre la tradición y la ley. No puedo seguir la mayor parte de esta discusión, excepto a un nivel superficial, porque no tengo capacitación legal. Pero es una discusión fascinante y desafiante para escuchar.

La mayoría de las personas en la mesa son profesores de derecho. En un momento, la discusión se refirió a los abogados y la profesión legal como una clase y fenómeno naturalmente conservador porque garantiza la estabilidad y la continuidad, ya que está vinculada por precedentes. Por lo tanto, el cambio debe ser gradual.

Un teórico político habló y habló sobre la importancia de las formas (por ejemplo, las seguidas por los abogados) para transmitir la tradición, especialmente en las sociedades democráticas, que tienden a estar en contra del formalismo. Esto es verdad. Pero su observación me hizo recordar el diálogo que Dante tiene con Folco en Canto IX de Paraiso. Folco le dice al peregrino que al Papa y a la Curia romana no les importa vivir y administrar la tradición bíblica y buscar la salvación de las almas, sino solo por dinero y poder mundano. Compara a los eclesiásticos de la época de Dante desfavorablemente con Rahab, la prostituta (del Libro de Josué), que escondió a los dos espías judíos. Ella está en el cielo porque estaba arrepentida y sus amores fueron ordenados correctamente, a diferencia del Papa y su círculo. Aquí hay un extracto de la traducción de Anthony Esolen; las palabras son de Folco:

La "flor maldita" se refiere a la moneda de Florencia. Aquí simboliza la corrupción de la riqueza. Como escribí sobre Canto IX en este espacio:

Las decretales son el derecho canónico; comentarios legales fueron escritos en los márgenes de los libros de Decretales. Lo que nos dice el poeta es que la Iglesia se ha convertido en una burocracia masiva que se preocupa por mantener la forma correcta y manipularla por la riqueza del Papa y los cardenales, y nada sobre la sustancia de la fe, como se revela en el Evangelios y en los Padres de la Iglesia. Más concretamente, dado el papel de la iglesia romana en la vida civil en los días de Dante, ser un experto en derecho canónico, dice John Ciardi, "podría hacer la fortuna de un shyster". El Papa y la Curia, dice Dante, son fariseos - sepulcros encalados que se prostituyen a sí mismos y a Holy Church con dinero y poder, mientras que una prostituta que arriesgó su propia vida para servir al Señor recibe su recompensa en el Paraíso.

La razón por la que menciono a Dante en este contexto tiene que ver con las distinciones de Jaroslav Pelikan (mencionadas ayer) entre icono y ídolo. Un simboliza una cosa más allá de sí misma, pero en verdad solo nos remite a sí misma. Un icono, por el contrario, simboliza una cosa más allá de sí mismo y nos señala a esa cosa. En el pasaje de Dante, el Papa y los cardenales, a juicio de Folco (= el poeta Dante), han llegado a ver a la Iglesia como algo que existe para sí mismo, y está allí para ser utilizado por sus líderes con fines mundanos. La ley canónica en esta situación corrupta no es un medio para lograr la justicia, sino algo para ser manipulado en aras de obtener poder y riqueza (que son básicamente lo mismo). Como resultado, el Papa y los cardenales se separaron de la memoria y la tradición cristiana (es decir, los eventos en los Evangelios, las revelaciones en las que se basa nuestra fe), y dificultan que la Iglesia haga lo que es. se supone que debe hacer: ser el medio ordinario de salvación para la humanidad.

¿Qué tiene esto que ver con la ley secular? Esto, creo: la ley se desprestigia cuando deja de ser un ícono de la justicia, sino más bien un ídolo, es decir, una cosa que existe para sí misma. Y si es un ídolo, entonces es algo que debe manipularse para lograr fines mundanos. El resultado será desorden social.

¿Describe esto la ley en nuestro tiempo? No puedo decir con certeza, pero me inclino a decir que sí. Al menos es una pregunta que vale la pena hacer. Ahora, como se podría pensar, la ley (generalmente) no se usa groseramente para enriquecer a los poderosos. Ese no es mi reclamo. Mi reclamo es este:

  1. Toda ley, aparte del derecho procesal y administrativo, es moralidad legislada. Encarna una visión particular del Bien, del orden moral trascendente.
  2. El orden moral cristiano, o, si lo desea, la tradición judeocristiana como se revela en la Biblia, generalmente ha sido la base de nuestras leyes en la tradición estadounidense.
  3. Pero este ya no es el caso, en realidad no. Nuestra sociedad ha perdido una visión genuinamente cristiana del orden moral. Eso no quiere decir que el orden moral sea anticristiano, necesariamente, solo que la medida en que refleja una visión cristiana es incidental, dado que la cultura estadounidense contemporánea, especialmente la cultura legal de élite, se ha separado de su base en la moral cristiana. y metafísica. Para bien o para mal, esta es la realidad que estamos viviendo.
  4. Por lo tanto, en ausencia de una base trascendente para nuestras leyes, la ley deja de ser algo que intenta reflejar el orden divino (es decir, la ley no apunta a una realidad más allá de sí misma), sino que simplemente se trata de manipular las cosas para lograr fines. nosotros elegimos.

Esto no significa, me apresuro a decir, que los creadores e intérpretes de la ley la usarán para enriquecerse y acumular poder. Por el contrario, diría que los liberales con principios no son cínicos en la forma en que Dante acusó a Bonifacio VIII de ser. Realmente creen que están persiguiendo el Bien. El problema desde un punto de vista cristiano tradicional es que el telos, El último bien que persiguen es expandir la autonomía individual, la soberanía del individuo.

Un profesor de derecho, que me explicó este punto durante un descanso, dijo que enseña un caso en el que un tribunal tenía que decidir qué hacer con los embriones congelados que una pareja divorciada había concebido y almacenado en tiempos más felices. El veredicto estableció el principio de que las personas tienen derecho a vender sus embriones. El profesor dijo que el núcleo de la jurisprudencia aquí se basaba enteramente en la autonomía individual. Mencionó a un estudiante que rechazó cualquier sistema de razonamiento legal que no garantizara el matrimonio entre personas del mismo sexo. El profesor dijo que este tipo de cosas es común entre los estudiantes de derecho hoy en día. No son niños malos en absoluto, dijo; Su imaginación moral ha sido formada por una cultura que adora la autonomía individual. No debería sorprendernos, entonces, que los abogados jóvenes y los abogados en formación consideren la ley como un instrumento para impulsar el progreso social, según su definición.

Más tarde, en la discusión grupal, otro profesor dijo que parte de la naturaleza radical de laObergefell La decisión es cómo excluye una categoría completa de argumentos del proceso judicial, específicamente, los argumentos judeocristianos sobre cómo funciona la creación. De nuevo, usted, lector, puede creer que es algo muy bueno. Espero que la mayoría de ustedes lo haga. Pero desde el punto de vista cristiano, esto es extremadamente problemático y problemático de una manera que muchos cristianos contemporáneos no entienden.

Es como esto. Para los cristianos ortodoxos, el cristianismo no es simplemente una interpretación, es decir, un conjunto complejo de opiniones sobre cómo debe ordenarse el mundo. Es una revelación de cómo está realmente ordenado el mundo.Por ejemplo, decir que Dios creó al hombre y a la mujer a su imagen no es simplemente una expresión poética. Es una expresión poética que encarna una profunda verdad antropológica y teológica. Cualquier ley basada en un punto de vista contrario es falsa, literalmente. Y si esas leyes terminan justificando prácticas (por ejemplo, el comercio de embriones humanos), podría ser malo.

Ayer, en la conferencia Tradition, un participante mencionó la posición de Tocqueville de que la democracia liberal depende de la religión para formar el carácter de las personas, de modo que sean capaces de autogobernarse. Madison Adams, por cierto, también dijo esto, al afirmar que nuestra Constitución solo es adecuada para "un pueblo moral y religioso". En ausencia de esto, las pasiones desenfrenadas de los hombres romperían nuestro orden constitucional "como una ballena a través de una red. "

De todos modos, el participante dijo que el liberalismo no está produciendo el tipo de personas que necesita para perpetuarse. Este punto es explorado en detalle por Patrick Deneen en este ensayo. Extractos

El liberalismo comenzó con la afirmación explícita, y ha seguido afirmando, que simplemente describe nuestra toma de decisiones políticas, sociales y privadas. Sin embargo, implícitamente se constituyó como un proyecto constructivo o normativo: lo que presentó como una descripción del voluntarismo humano, de hecho, tuvo que desplazar una forma muy diferente de autocomprensión humana y experiencia de larga data. En efecto, la teoría liberal buscaba educar a las personas para que piensen de manera diferente sobre sí mismos y sus relaciones. El liberalismo a menudo reclama neutralidad sobre las elecciones que las personas hacen en la sociedad liberal; es el defensor del "derecho", no de ninguna concepción particular del "bien".

Sin embargo, no es neutral sobre la base sobre la cual las personas toman sus decisiones. De la misma manera que los cursos de economía que afirman simplemente describir a los seres humanos como actores individuales que maximizan la utilidad, de hecho, influyen en los estudiantes para que actúen de manera más egoísta, por lo que el liberalismo enseña a las personas a cubrir compromisos y adoptar relaciones y vínculos flexibles. No solo todas las relaciones políticas y económicas son fungibles y están sujetas a una redefinición constante, sino que también lo son todas relaciones: al lugar, al vecindario, a la nación, a la familia y a la religión. El liberalismo tiende a fomentar conexiones sueltas.

La segunda revolución, y la segunda suposición antropológica que constituye el liberalismo, es menos visiblemente política. El pensamiento político premoderno, antiguo y medieval, particularmente el informado por una comprensión aristotélica de la ciencia natural, entendía que la criatura humana era parte de un orden natural integral. Se entendió que el hombre tenía un telos, un fin fijo, dado por naturaleza e inalterable. La naturaleza humana era continua con el orden del mundo natural, por lo que la humanidad debía conformarse tanto con su propia naturaleza como, en un sentido más amplio, con el orden natural del que los seres humanos formaban parte. Los seres humanos podían actuar libremente contra su propia naturaleza y el orden natural, pero tales acciones los deformaron y perjudicaron el bien de los seres humanos y del mundo. De Aristóteles Ética y Aquino Summa Theologica son esfuerzos similares para delinear los límites que la naturaleza, por lo tanto, la ley natural impone a los seres humanos, y cada uno busca educar al hombre sobre la mejor manera de vivir dentro de esos límites, a través de la práctica de las virtudes, para lograr una condición de florecimiento humano .

La filosofía liberal rechazó este requisito de autolimitación humana. Primero desplazó la idea de un orden natural al que está sujeta la humanidad y luego la noción misma de la naturaleza humana. El liberalismo inauguró una transformación en las ciencias naturales y humanas, basada en la transformación de la visión de la naturaleza humana y en la relación de la humanidad con el mundo natural.

Más:

Si mi análisis es fundamentalmente exacto, el final del liberalismo es insostenible en todos los aspectos: no puede imponer perpetuamente el orden a una colección de individuos autónomos cada vez más desprovistos de normas sociales constitutivas, ni puede proporcionar continuamente un crecimiento material sin fin en un mundo de límites. Podemos elegir un futuro de autolimitación nacido de la práctica y la experiencia del autogobierno en las comunidades locales, o podemos retroceder lenta pero inexorablemente hacia un futuro en el que la licencia extrema invite a la opresión extrema.

La antigua afirmación de que el hombre es por naturaleza un animal político y debe, a través del ejercicio y la práctica de la virtud aprendida en las comunidades, lograr una forma de autolimitación local y comunitaria, una condición propiamente entendida como libertad, no puede negarse para siempre sin costo alguno. Actualmente lamentamos e intentamos tratar los numerosos síntomas sociales, económicos y políticos de la idea de libertad del liberalismo, pero no las fuentes más profundas de esos síntomas derivados de la patología subyacente de los compromisos filosóficos del liberalismo.

Si Deneen tiene razón, y creo que lo es, la democracia liberal en esta cultura radicalmente individualista y poscristiana eventualmente se convertirá en tiranía porque no puede hacer otra cosa. Se hornea en el pastel. El comentarista Rob G., en el post de la conferencia Tradition de ayer, dijo:

Esta tendencia es exactamente la razón por la que Dostoievski hace que Shigalyev diga: "Al proceder de una libertad ilimitada, termino con un despotismo ilimitado". El individualismo radical no puede evitar convertirse en alguna forma de tiranía.

Eso es de la novela Demonios. El filósofo John Gray comenta:

Dostoievski despreciaba particularmente las ideas que encontró en San Petersburgo cuando regresó de su década de exilio siberiano. La nueva generación de intelectuales rusos se apoderó de las teorías y filosofías europeas. El materialismo francés, el humanismo alemán y el utilitarismo inglés se fusionaron en una combinación peculiarmente rusa que se denominó "nihilismo".

Tendemos a pensar en un nihilista como alguien que no cree en nada, pero los nihilistas rusos de la década de 1860 fueron muy diferentes. Eran fervientes creyentes en la ciencia, que querían destruir las tradiciones religiosas y morales que habían guiado a la humanidad en el pasado para que pudiera surgir un mundo nuevo y mejor. Hay muchas personas que creen algo similar hoy.

Más:

La novela de Dostoievsky contiene una lección que va mucho más allá de Rusia. Las primeras traducciones al inglés llevaban el título Los poseídos - una lectura errónea de una palabra rusa representada con mayor precisión como Demonios. Pero el título anterior puede haber estado más cerca de las intenciones de Dostoievsky. Aunque a veces es despiadado al representarlos, no son los revolucionarios los que son demonios. Son las ideas a las que los revolucionarios están esclavizados.

Dostoievsky pensó que la falla en el corazón del nihilismo ruso era el ateísmo, pero no es necesario compartir su punto de vista sobre este punto para ver que cuando escribe sobre el poder demoníaco de las ideas se ha aferrado a un verdadero desorden humano. Tampoco es necesario aprobar la perspectiva política de Dostoievsky, que era una versión mística del nacionalismo profundamente manchada de xenofobia.

Lo que Dostoievsky diagnosticó, y a veces sufrió de sí mismo, fue la tendencia a pensar que las ideas son de alguna manera más reales que los seres humanos reales. Sería un error imaginar que tampoco hemos caído en este tipo de pensamiento delirante.

En la América contemporánea, somos nihilistas en el sentido que Dostoievski quiso decir, según John Gray. La idea central de la Ilustración, que los humanos no están obligados por la religión, la tradición o cualquier obligación no elegida por ellos mismos, es, en el sentido de Dostoievski, demoníaca. Esto no va a terminar bien.

Se habló en la mesa sobre lo difícil que es lograr que los estudiantes piensen más allá de la autonomía individual. (Suena como tratar de hacer que los estudiantes de teología en una escuela de catedral medieval piensen más allá del concepto de la existencia de Dios). Un profesor dijo que es probable que lo mejor que podamos hacer en este momento sea educar a nuestros hijos en el tipo de realismo moral. ese es el antídoto contra la falsa religión de nuestro tiempo. No tenemos garantías de éxito, pero la resistencia que la Tradición debe soportar depende de cultura - o mejor, contraculturaSabes a dónde voy con esto, así que me detendré ahora.

Qué gran conferencia fue esta, y cuán importante y relevante para nuestro tiempo. Estas conversaciones, estas alianzas, estas redes, todas deben estar sucediendo ahora y expandiéndose. Nos vamos a necesitar en los próximos años.

Deja Tu Comentario